Ana
Mi adolescencia tan poco fue nada fácil.
A los 17 años me encontraba embarazada, el padre no quería saber nada y yo decidí tener el bebe con la ayuda de mis padres.
Pero seguía enamorada del padre de mi hija, por lo que seguí saliendo con el apesare de todo.
Había algo mas que me unía a el, la heroína... si amigos míos estuve enganchada durante 5 años!
Hasta los 23 mi vida fue rocambolesca,el padre de mi hija moría en un accidente de tráfico,vendí todo lo que podía para drogarme,semanas sin aparecer en casa...
Me recuerdo de una vez acordar en un hospital a 200 km de mi ciudad,había tenido una sobredosis y me había salvado de milagro!

Mis padres siempre me apoyaron y intentaron sacarme de ese mundo.
Recogí varios centros y clínicas, pero siempre terminaba cayendo en lo mismo!
Mientras estaba ingresada en una de esas clínicas, mi padre fue atropellado al regreso de haberme visitado. Estuve dos años en coma, y cuando despertó ya no sabía quien era ni podía caminar.
Intento no sentirme culpable por esto,pero hay veces que pienso que se yo no estuviera en esa clinica, el nunca sería atropellado!

Finalmente a los 23, viéndome entre la espada y la parede,decido entrar en un centro en España, quería ir lo mas lejos posible de mi hogar.
Me esperaban 6 años de rehabilitación, física y mental!
Etiquetas: | edit post
8 Responses
  1. Veca Says:

    Se me ponen los pelos de punta al leer todo lo que has tenido que pasar; pero ahora tienes una familia estupenda y una vida por delante. Te admiro por tu fortaleza. Sigue así.


  2. Belén Says:

    Yo conocí mi primer yonqui a los 16... no tuvo tanta suerte como tu, se murió... lo viví tan de cerca que me entró un miedo horrible a probarla...

    Y se lo agradezco mucho...

    besicos guapa, eres muy valiente :)


  3. JULIA Says:

    Que orgullo saber que has estado “galopando” en una mierda de caballo durante cinco años… y hoy por hoy puedas explicarlo con unos sentimientos tan acordes… eres genial tía, créetelo!!!

    Lo malo de esta vida es, que a veces, no acaba de pasar una desgracia que viene otra mayor. Pero nunca te eches la culpa de nada (aunque a mi tmb me pasaría) tú NO lo empujaste al coche.
    Espero que tu pasado no te persiga a diario y que se quede aquí guardado, entre letras.
    No envidio para nada tú adolescencia, pero HOY tienes una fortaleza envidiable.

    (Parece como si un ángel hubiera estado ahí protegiéndote).


  4. Amiga!! cuánta necesidad de hablar no?...eso nos hace mucho bien! nos desahoga, nos alivia, y nos deja ver como quedó atrás, ese tiempo, que aunque no fue bueno, hoy nos tiene que hacer valer nuestro tiempo de hoy, lo que has construído y lo que seguirás...un fuerte abrazo desde el corazón!! y te quiero mucho!!!


  5. Marian Says:

    Eres una luchadora y una campeona, tu adolescencia como dices no ha sido fácil, pero tu has conseguido ganar la partida. Del accidente no pienses nada malo, son accidentes y nadie los busca, de pronto sucede pero no hay que buscar culplabes.
    Un beso y sigue siendo tan valiente y luchadora.



  6. dragonfly Says:

    :S

    me pongo malo solo de persarlo, pero lo importante es que estás aquí, ahora, estas bien, has salido de ese infierno y tienes unos hijos precioso

    abrazo grande grande grande!!!!!!!!!


  7. Titajú Says:

    No sé qué decirte, porque el tema de las drogas no lo conozco.
    Los conocidos que tuve en la juventud que se engancharon, se separaron de mi entorno y yo no los seguí, y los que conocí ya enganchados, no tuve interés en profundizar más en ellos.
    Me pareces una persona admirable; estás aquí, luchas por tu familia e intentas que tu hijo sea un ciudadano respetable. Es más de lo que se hace por los hijos hoy en día.
    Enhorabuena por ser tú