Ana

Toco el tema, porque hoy me tocó entierro, nadie cercano, pero que por respecto y porque no decirlo,obligación, tuve que asistir.
Lo primero que pensé al llegar y ver tanta gente, fue que cantidad de hipocresía ( me incluyo ), nunca la fueran a visitar de enferma y ahora nos presentamos a dar el pésame y muchos a ponerse al día. Porque la cantidad de gente que encuentras, hace años que no la ves y claro las conversaciones van de todo menos del muerto.
Luego hay que dar el pésame a la familia, aquí lo primero que pensé fue en los hijos y hijas (8 en total), cada cual mas raro. Y... no, no me dieron pena, ya en vida discutían entre ellos porque ninguno quería cuidar a la madre, y por la herencia que aún no tenían. No quiero ni imaginar la que se va a liar, ahora que si tienen que dividir.
Una vez fuera, me vino a la cabeza los costes de todo este " tramite" ( no pretendo ofender a nadie), una persona que no tenga hecho un seguro de decesos, tiene que pagar cerca de 3,700€. Y esto claro escogiendo una "caja" normalita, porque ahí está el quid de la cuestión!
Aquí las empresas funerarias se aprovechan mucho de la familia, ya que cuando llega el momento nadie esta preparado, y les dices a todo que si porque en el "dolor" no tienes cabeza para cosas materiales.
Después de presentar los pésames, hay que ir a la misa de cuerpo presente ( que por suerte había tanta gente que nos quedamos fuera) y al entierro en si.
Mi cabecita no paró, pensé que yo no tenía nicho, nunca se me dio por pensar en eso,además me gustaría que me incineraran y me echaran al mar ( que no,no contamina ).
Mientras esperaba que terminara la misa fui a ver el cementerio, y para sorpresa mía a parte de los nichos , aún tenían cuatro jardines con tumbas antiguas, os puede parecer un poco tétrico pero me gusta mucho mas el ,entierro en el suelo. Lo único que me entristeció fue ver que uno de esos jardines estaba dedicado solo a niños, estaba cubierto de tumbas blancas pequenitas. Nunca conseguí entender la muerte de una criatura.

Me salió un poco tétrica esta entrada, pero creo que todas estas cosas nos pasan por la cabeza, y nunca las abordamos.
Etiquetas: | edit post
16 Responses
  1. AMYLOIS Says:

    Estoy contigo, en todo. Me ha encantado todo lo que has explicado.
    Chapó y verdad.

    Solo que yo jamás he ido, ni iré a ningún entierro. Precisamente por todo lo que has explicado.

    Y sin embargo me encanta pasear por los cementerios y hacer fotos a las esculturas. Tu me entiendes??

    Yo no del todo.

    Y algo que me repatea son los velatorios. Si un entierro es hipocrita, no te digo el velatorio.
    Que se muere un Jefe y van asta los empleados, vamos hombre!!!
    Y ya me diras tu, que morvo el del ver al muerto en la caja. Como si fuera un museo. Cabrones.
    Y despues el libro de condolencias.
    Eso ya es de risa...Está los tipicos que ponen a mi tio favorito, nunca te olvidaré. Y cuando hace limpieza en casa tira las fotos.
    Luego están los que quieren la necrofila o como se llame la postalita esa con la oración. Ves manos todas dame una , dame una, como si fueran descuentos para el super, y que la primera semana acaba en la basura o desaparecida.

    Claro está, siempre hay la excepcion, y el lunatico que las colecciona jejeje.

    En fin podria hacer un monologo DE MUERTE.

    Por cierto, siento tu perdida si la hubo,quiero decir, si sientes algun dolor, pero.....YO NO TE ACOMPAÑO EN EL SENTIMIENTO. Jejeje.
    Besos.

    AH!! Si he sido dura o te he molestado elimina este comentario.
    Lo entendere, porque yo soy mas basta que un arao....


  2. alma máter Says:

    Hola Ana. De tétrico nada. Es la verdad!!. Lee ésto (un poco largo), pero.... bueno, aunque estas situaciones un ápice de humor no viene mal jejeje...

    Los velatorios
    Vengo de un velatorio, Se ha muerto el abuelo de un colega y le he acompañado al tanatorio. Y la verdad es que el tanatorio es un sitio curioso. Hay hasta bar, que por cierto, tiene mucho ambiente, porque es el unico que no cierra en toda la ciudad.

    Lo primero que te encuentras al llegar alli son un monton de coronas de flores. Que digo yo ¿Por que le llamaran a eso corona? Yo no he visto nunca a un muerto con eso en la cabeza. Mas que una corona parece un salvavidas, que hay que tener mala leche para regalarle a un muerto un salvavidas.

    Y los mensajes que llevan, son para leerlos: Tus nietos no te olvidan, Tus compañeros de oficina no te olvidan. Que tu piensas, pero, ¿a quien se lo dicen? ¿al muerto?. Los muertos no parecen muy aficionados a la lectura. Y ademas, ¿como que no te olvidan?. Pero hombre,si se acaba de morir ¡Como para olvidarse:

    - Oye, ¿qué hacemos aquí en el tanatorio?

    - Pues no sé, no me acuerdo muy bien, ¡creo que se ha muerto el abuelo!

    - ¡Vamos a preguntarle al camarero!

    Yo creo que el bar es la clave del tanatorio. Porque si no fuese por las copas que se toma el personal no se entiende todo lo que pasa allí: Para empezar, el negocio se llama ¡Pompas fúnebres!. ¿Qué falta de respeto es esa?... ¡Pompas fúnebres!, parece la marca de un champú para difuntos:

    "Pompas fúnebres, ¡el champú que no irrita los ojos!".

    Y después de lavarle la cabeza al muerto con el champú "pompas fúnebres" nos vamos de marcha..., de "marcha fúnebre"... ¿Marcha fúnebre? ¡Esto ya es cachondeo! ¡Seguro que irse de marcha fúnebre es ir a mover el esqueleto!

    Pero menos sentido todavía tienen las conversaciones de la gente. De repente llega un tío y dice: "No somos nadie!". Pero ¿cómo que no somos nadie? ¡No serás nadie tú! ¡Yo soy un tío de puta madre! Y otro suelta... "Hoy estamos aquí y mañana estamos allí". Hombre, mira, eso es lo bueno de tener coche...

    En los velatorios te das cuenta de que si quieres que hablen bien de ti, no hay como morirse. Si por ejemplo, tú eras un ludópata, la gente dirá... "No tenía nada suyo"... Y si tenías muy mala leche... "Parecía que se comía el mundo y luego no se comía a nadie...".

    Y aquí la cosa se anima y salta uno: "Y hablando de comer, ¡cómo le gustaba el pollo!. ¿Os acordáis de aquella vez que se comió cinco pollos de una sentada...?". Y otro: "¿Y la vez que tiró un tabique con el hombro?. Que me van a perdonar, pero si se comía cinco pollos seguidos y tiraba tabiques con el hombro, lo raro es que no se hubiera muerto antes.

    Y con estas anécdotas del muerto a la gente le da la risa floja y de repente uno dice: "¡¡Aaaaaaay!!... si no nos reímos, ¿qué vamos a hacer...?". ¿Cómo que qué vamos a hacer? Pues llorar, cojones, ¡qué para eso estáis en un velatorio!

    Y entonces se crea un silencio incómodo, hasta que a alguien se le ocurre algo original que decir... "Pues mira, ya ha dejado de fumar...". Bueno sí..., el muerto ha dejado de fumar, pero los demás no paran... Que se forma allí un ambiente que sólo falta que salga Michael Jackson bailando el Thriller... Yo creo que en vez de ponerle velas al ataúd le deberían poner faros anti-niebla... ¡Es que es muy fuerte! Los muertos se van al otro barrio ahumados, como los salmones. Vamos, que si llegas tarde piensas... "Coño, ¡qué los familiares ya lo están incinerando por su cuenta!".

    Pero a mi las frases que más me impresionan son las que se dicen en el "pésame"... "Te acompaño en el sentimiento...!". O esa otra que dice... "Ha pasado a mejor vida", que en eso sí que tienen razón... Porque toda la vida con muebles de aglomerado de Ikea y cuando te mueres te meten en un ataúd de roble macizo... Y a lo mejor te has pasado la vida conduciendo un Opel Corsa y ahora te vas al otro barrio en un Mercedes de puta madre... ¡Y con chófer! ¡Muy bien!. ¡El coche más seguro del mundo! ¡A buenas horas!.

    En fin, yo no tengo claro lo que quiero que hagan conmigo cuando me muera. Había pensado en la incineración, pero no me convence. Porque van los familiares con las coronas de flores y el ataúd, y al rato salen con una copa de cerámica y claro, entre las coronas y la copa parece que han ganado la vuelta ciclista a España.

    Por eso estoy pensado en donar mi cuerpo a la ciencia. Así ni velatorio ni nada. Las orejas las donaría al museo de cera, con un tapón mío hay cera para hacer los Tres Tenores... El corazón a Anne Igartiburu, para que haga: "Hola, corazones... Hoy tenemos Corazón Golfo"... Y el hígado que se lo den a J.B., que se lo han ganado.
    (Club de la Comedia por Quique San Francisco).

    Besos GUAPA!!.


  3. Lara Says:

    Bueno.... al fin y al cabo la muerte forma parte de la vida. Luego está todo el montaje en torno a ella. En ocasiones tanto llorar, tanto luto... cuando mientras vivía aquella persona se han portado mal con ella. Las cosas hay que hacerlas en vida y dejarse de tonterías.
    Muuuuacks!
    Pd. es curioso pero siempre me han gustado las imágenes de cementerios.


  4. Chasky Says:

    Yo no puedo con los entierros y el tener que ir por obligación. Al final te toca ir por el que dirán pero si lo piensas friamente no sirve para nada.

    Cuando alguien se muere se acabó, ya está, no tiene sentido pasarte en el cementerio horas y horas mirando la cara a un cuerpo sin vida. Y al final qué entierras o incineras, ¿a una persona o a un cuerpo muerto? La persona deja de estar con nosotros desde el momento que se muere no desde el momento en el que se la entierra.


  5. acoolgirl Says:

    Por desgracia la muerte es un negocio más...

    Yo, desde que murió mi madre sólo voy a entierros si son extrictamente necesarios... ni uno más.

    Un besitooo y gracias!! :)


  6. Amanda Says:

    Es un negocio de los pies a la cabeza. Hace unos dias se murio mi abuela y sali indignada de alli ¡que horror! Yo no puedo con estas cosas. Cuando yo muera que me incineren y nada de flores ni tontunas, un ramico de margaritas que son mis favoritas. Y a volar cenizas...paso que mi familia pague por ese circo.

    Besos,

    Amanda


  7. dragonfly Says:

    Ais hace mes y pico estuve en un entierro. Lo vi entre deprimente e hipócrita. Las viejas (con perdón) con sus abrigos de piel y sus mejores galas para ir al cementerio.

    Y si, debe costar UNA PASTA. En este mundo hay que pagar hasta para morirte.

    A mi me gustaría que me enterraran en un olivar, pero como no creo que sea ni legal ni higiénico, que me incineren y esparzan mis cenizas en un olivar.

    Pero vamos, que entonces no creo que me importe demasiado lo que hagan con mi cuerpo.


  8. Artabria Says:

    Pues si, la gente va a los velatorios más que nada por el morbo. Somos morbosos por naturaleza. Y yo no soporto ni la hipocresía ni el morbo, así que me pongo de mala leche.

    Acertaste, soy la que pensabas, pero pensé que ya lo sabías, porque cuando volví y dije que había vuelto, creí que había quedado claro quien era :)


  9. Nebulina Says:

    Yo creo qeu no te ha quedado tan tétrico..supongo que es solo que tendemos a ver la muerte como algo a evitar, y no ocmo la parte de la vida que s...
    Un beso!


  10. Rhiannon Says:

    Hace unos años tuve una racha malísima en la que se me murió bastante gente cercana, así que hice dos grupos de gente: a) Gente que realmente me importaba como familia cercana o amigos: voy al entierro y si es muy muy cercana, al velatorio; b) Conocidos: voy sólo al funeral y después me retiro discretamente. Siempre he creído que estos actos son para los que se quedan, no para los que se van; los que se quedan son los que necesitan todo nuestro amor. Aunque en el caso que tú cuentas, no les importaba ni a ellos.
    Respecto a lo caro que es un entierro... estuve un tiempo trabajando en seguros, y a menos que incineren al difunto, eso cuesta un carajal y efectivamente las compañías de pompas fúnebres se aprovechan de tu situación, sabiendo que en esos momentos no dices "no" a nada. ¡A mi abuelo le hicieron pagar al contado 200.000 ptas. al día siguiente de morir mi abuela, y eso que tenía seguro! Pero, ¿quién se niega?


  11. A mi no me gustan nada los entierros pero he de reconocer que los cementerios tienen una calma especial. Algunos son chulísimos y si son de algún pueblo pequeño todavía te puedes imaginar a los ocupantes de las lápidas en sus quehaceres diarios.

    Un beso!!


  12. paideleo Says:

    A morte forma parte de nós e hai que afrontala. Na nosa cultura non deixa de ser un día de reunión con xente que hai muito tempo que non coincide e hai que falar de todo.
    Hai cemiterios cun encanto especial e iso non ten nada de trético.


  13. Cube Says:

    Mi gran duda es si se pueden celebrar entierros laicos, es decir, si nadie de tu familia es católico desde hace siglos, ¿existe alguna manera de no relacionar un entierro con la religión?


  14. Amanda Says:

    Ana en mi blog te he dejado un pequeño trabajillo, si quieres lo haces y si no...pues le echas un vistacillo y santas pascuas :)

    Besicos,

    Amanda


  15. kary Says:

    A mi tampoco me gustan los entierros, nada de nada, como bien dices hay gente de todo tipo en ellos,en cambio los cementerios tienen su encanto, sobre todo los de los pueblecitos,pero a mí, lo tengo dicho,jaja, que me quemen si no les salgo.
    besos


  16. Gildo Says:

    Yo tambien estuve de funeral la semana pasada, una amiga que estuvo luchando 4 años con el cancer y al final sucumbio a la edad de 54 años.
    Respecto a los cementerios, a mi me parecen los lugares mas tranquilos del mundo.
    Y respecto a las parafernalias que hay alrededor de los funerales y entierros, pienso como Confucio, que "hay muchos vivos que viven de los muertos".
    Un saludo.